Emprendedores LN: El Brasero, una propuesta hecha con amor para todas las familias paraguayas | Lambarenews.com Radio y Tv Online

Emprendedores LN: El Brasero, una propuesta hecha con amor para todas las familias paraguayas

Los dos bolsillos del emprendedor
31 octubre, 2020
Emprendedores paraguayos navegan entre las deudas y los créditos
31 octubre, 2020

Emprendedores LN: El Brasero, una propuesta hecha con amor para todas las familias paraguayas

De seguro hay muchas historias, acciones y emprendimientos que nacieron durante la pandemia, algunos han logrado avanzar y otros lastimosamente se quedaron por el duro camino de este complicado 2020.

 

Esta vez, en el espacio “Emprendedores LN” traemos otro testimonio impulsado por la fuerza que impulsa Dios, el amor a lo que uno se dedica, de seguir luchando por mantenerse como un creador nato, como lo es aquel que emprende una idea.

 

Así nació El Brasero de la mano de Natalia Borgognon, quien era y sigue siendo propietaria de una empresa de catering, pero que al igual que muchas otras debió suspender sus actividades y reinventarse, no sin antes haber pasado por una serie de acontecimientos.

Antes de arrancar con los detalles, citó: “No se preocupen por el día de mañana, pues el mañana se preocupará por sí mismo. A cada día le bastan sus problemas”, que es una cita bíblica de Mateo 6:34; la cual, según sostuvo, se aplica mucho a lo que estamos viviendo hoy. “No sabemos lo que va a pasar mañana”. “Comenzamos en el 2003 en la cantina de una discoteca, siempre me gustó la comida y cuando se abrió la carrera de técnico en gastronomía en el IGA, decidí ingresar y fui parte de la primera promoción”, inició Natalia, emocionada, su relato.

Señaló que luego la mamá de su esposo, quien administraba una cantina en un colegio, decidió cederles el negocio y comenzaron a incursionar en ese rubro. “En ese tiempo ya hacíamos nuestras propias empanaditas, sándwiches de diferentes tipos y mucho más. Comencé a recibir pedidos de comidas, recuerdo que mi primer evento fue una primera comunión y hace poco le hicimos la fiesta de 15 años a la nena”, destacó de aquella primera fase.

Otro gran paso

“Una de las primeras cosas que compramos fue la amasadora para realizar las masas para las empanadas y así fuimos creciendo poco a poco. En un evento coincidimos con los dueños de la empresa Zamphiropolos, quienes nos propusieron administrar la cantina que tenían y así dimos otro paso. El comedor abría de 5:00 a 22:00” mencionó.

Agregó que luego de un tiempo fueron contactados por los representantes de la fábrica de Alex SA, quienes les pidieron para que trabajaran para la firma.

“Ese fue un paso grande, ya que el ritmo era diferente, teniendo en cuenta que en 10 minutos debían estar servidos los dos comedores que tenían para el personal de fábrica y administrativo. Tuvimos que hacer una inversión muy grande, ya que el sistema era diferente a todo lo que habíamos hecho. Sonaba un timbre y salían 350 personas que debían almorzar y descansar en 45 minutos”, detalló.

Agregó que tenían 10 minutos para hacer ese trabajo, el servir los platos que en principio eran de 400 gramos, según el acuerdo al que habían llegado con la empresa, pero luego pasó a 700 gramos y tuvieron que adaptarse. “Finalmente no aguantamos porque el trabajo era inmenso y no ganábamos dinero por diversos factores, ya que lo que facturábamos nos alcanzaba para pagar el préstamo que habíamos realizado en maquinaria y el personal, por lo que tuvimos que retirarnos”.

Añadió que todo el equipamiento que uno adquiere de un emprendimiento gastronómico que no te salga bien, no hay forma de revender a buen precio, por lo que tuvieron que liquidar gran parte de lo que habían adquirido.

2019 complicado

Natalia destacó que siempre ofrecieron soluciones a las empresas que contactaban sus servicios porque se acomodaban a sus necesidades. “Trabajamos con grandes empresas en el servicio de catering por mucho años, pero siempre mantuvimos la cantina del colegio”, resaltó.

 

Acotó que en su mejor momento llegaron a ser 24 personas las que trabajaban en el emprendimiento, pero desde el 2019 los eventos se fueron reduciendo, incluso este 2020 arrancaron con 10 colaboradores y en este momento se encuentran con 5.

“El año pasado hasta los clientes fieles redujeron sus gastos y eso afectó al negocio. No obstante, este 2020 había iniciado con fuerza, ya que comparando enero contra enero del 2019, nuestro volumen de producción fue muy bueno, pero finalmente llegó la pandemia”.

Cancelación de todos los eventos

“Ese día que se decretó la cuarentena total, tenía 5 grandes eventos para ese fin de semana, todos fueron suspendidos. Nos quedamos sin nada, entonces seguimos dando almuerzos, pero se redujo en un 90%”, comenzó relatando.

 

Indicó que tuvo que suspender a su personal (todos tenían IPS), ya que no tenía posibilidad de aguantar el suelo.

fuente: http://foco.lanacion.com.py/